Cómo saber qué tipo de piel tengo

Seguramente has oído hablar sobre los diferentes tipos de piel, normal, grasa, seca, mixta.. ¿Y te estarás preguntando cuál es tu tipo de piel?

A veces, solamente queremos comprar una crema hidratante, y el farmacéutico nos pregunta ¿qué tipo de piel tienes?, Y nos quedamos con cara de sorpresa mirando al suelo, le mostramos el brazo y decimos… No sé, creo que piel normal…

Tipos de pieles

A lo largo de este artículo, intentaremos que  aprendas a identificar cuál es tu tipo de piel, para que no te equivoques a la hora de comprar un producto específico y utilices uno que no sea adecuado y puedas tener un problema.

Tienes que saber, que con el tiempo tu piel puede cambiar. Por ejemplo las personas más jóvenes tienen tendencia a tener que grasa debido a los cambios hormonales, pero con el tiempo, cuando crecemos, la mayoría de personas tenemos una tendencia tener un tipo de piel normal.

En principio, sólo nos fijaremos en algunos detalles como la cantidad de hidratación que tiene tu piel, si tiene un aspecto seco o bien cuidado. Nos fijaremos también en el brillo, el aspecto aceitoso y brillante, o también en la propia sensibilidad y la facilidad con la que se irrita.

Piel normal:

La piel de tipo normal es aquella que nuestro ánimo se caen y demasiado grasa y que puede definirse en función de las siguientes características:

1 – apenas tiene imperfecciones

2 – no existe una sensibilidad extrema

3 – los poros son difíciles de ver

4 – la tez es radiante

Piel mixta:

Se conoce como piel mixta que ya que en ocasiones puede estar seca, otras veces puede estar normal, y depende de las áreas puede también encontrarse un tipo de piel grasa.

Es un tipo de piel bastante habitual, en función de la zona, es posible que necesites diferentes productos y diferentes cuidados específicos.

Por ejemplo, puedes tener la piel del cuerpo normal, pero tener la zona de la nariz, frente y barbilla con piel de tipo grasa.

Características:

1 – los poros se ven más grandes de lo normal porque suelen estar abiertos.

2 – presencial espinillas y granos

3 – piel brillante

Piel seca:

Pieles secas

la piel seca es aquella que tiene facilidad para agrietarse, para apelarse y que suele irritarse con facilidad si tu piel está muy seca puede volverse áspera y escamosa, especialmente en el dorso de las manos, en los brazos y en las piernas.

Características:

1 – poros casi imperceptibles, no se ven a simple vista

2 – la tez poco radiante y áspera

3 – presencia de puntitos rojos

4 – muy poco elástica al gasto

5 – las líneas y las arrugas son mucho más visibles

Causas y factores que contribuyen a la piel seca:

1 – la genética de tus padres

2 – cambios hormonales

3 – el envejecimiento

4 – efectos dañinos de la radiación ultravioleta

5 – abuso de la calefacción dentro de casa

6 – duchas y baños con agua demasiado caliente

7 – utilización de jabones y cosméticos agresivos

8 – uso de algunos medicamentos

Consejos para mejorar los síntomas de la piel seca:

1 – utilice la ducha y el baño durante menos tiempo, con la temperatura del agua más baja y no más de una vez al día

2 – utiliza jabones que sean suaves, fíjate en la etiqueta que no dañen el pH de tu piel

3 – procura no frotarte la piel demasiado cuando te estés bañando o al salir de la ducha con la toalla para secarte.

4 – recomendamos la utilización de una crema hidratante para después del baño. Puedes también aplicarlo a lo largo del día según la vayas necesitando.

5 – siguen casados utilizas la calefacción, intenta reducir la temperatura, y utiliza humidificadores que mantengan la humedad de tu hogar.

6 – cuando utilices productos químicos de limpieza, asegúrate de usar guantes que protejan tus manos.

Piel grasa:

pieles grasas

Las personas con piel grasa tienen que saber que la sensación aceitosa puede ser muy diferente según la época del año y según el clima externo.

Algunos de los síntomas principales son los siguientes:

1 – poros muy grandes y dilatados

2 – tez gruesa, opaca y brillante

3 – aparición de espinillas, granos y otras imperfecciones

causas y factores que contribuyen a la piel grasa:

1 – desequilibrios hormonales como por ejemplo la pubertad.

2 – el estrés y la ansiedad

3 – el calor y el exceso de humedad.

Consejos para cuidar la piel de tipo grasa:

1 – se recomienda lavar dos veces al día, sobre todo después de hacer ejercicio o de sudar en exceso

2 – utiliza jabones y limpiadores que sean suaves. No frotar demasiado fuerte ya que podrías irritarla.

3 – no explotes ni aprietes las espinillas, porque pueden dañar la piel dejar marcas y cicatrices, y tardar mucho más tiempo en curar.

4 – busca las etiquetas de los productos que utilices, la palabra “no comedogénico” que significa que no obstruye los poros.

Piel sensible:

Piel sensible

Si tu piel es sensible, sería interesante que descubrieras cuáles son las causas y los factores que desencadenan la sensibilidad, para poder evitarlos.

Entre los principales síntomas por los que podemos deducir que tenemos la piel sensible se encuentran los siguientes:

1 – piel rojiza

2 – comezón y picores

3 – sensación ardiente

4 – sequedad

Cinco consejos para cuidar la piel de todos los tipos:

Los consejos que vamos a ver a continuación son válidos para todo tipo de pieles, no importa cuál sea el tuyo. Si los tienes en cuenta, notarás que tu piel mejora, tiene un aspecto más sano y luce más vistosa.

1 – Utiliza protectores solares de amplio espectro. El sol es uno de los principales factores que puede empeorar la salud de nuestra piel. Necesitamos un protector solar que sea capaz de bloquear los rayos UVA y UVB

2 – Es recomendable evitar la luz del sol de manera directa, sobre todo en las horas que corresponden entre las 12 y las cuatro de la tarde. Puedes utilizar gafas de sol y sombrero para proteger la piel.

3 – No fumes. El tabaco es uno de los principales factores que dañan, perjudican y empeoran el aspecto de la piel.

4 – Mantén una buena hidratación. No solamente se trata de utilizar cremas hidratantes, sino también del deber la cantidad de agua recomendada cada día. Es mucho más efectivo una alimentación rica en verduras y productos acuosos, que la más cara de las cremas hidratantes del mercado.

5 – Lava tu piel cada día, sobre todo antes de ir a dormir, y nunca te acuestes con el maquillaje puesto.