Diferencia entre acné y espinillas

Te levantas por la mañana, te miras al espejo y ¡oh Dios mío! Que ha salido un grano enorme en el centro de la nariz. ¿Se trata de una espinilla o de acné?

En este artículo amos a tratar de explicar cuáles son las principales diferencias entre estos tipos de granos y cuáles son sus efectos, causas y síntomas principales.

¿Porqué aparecen las espinillas?

Las espinillas se forman cuando la piel produce demasiado sebo o grasa natural. Los poros tienen a obstruirse con la acumulación excesiva de esta grasa junto con las células muertas. El resultado final es un aumento de bacterias que encuentran las condiciones ideales para poder reproducirse y crecer, causando enrojecimiento de la zona, irritación e hinchazón.

¿En qué se diferencia la espinilla del acné?

Algunas personas se despiertan por la mañana y tienen un grano en la cara. Se trata de una espinilla y no tiene mucha más importancia de lo que el factor estético pueda suponer en la imagen de la persona.

En cambio, otras personas tienen brotes frecuentes de acné, lo que supone la formación de una gran cantidad de granos, llenos de puntos, y que aparecen muy juntos en determinadas zonas de la piel.

Se trata de una afección crónica o de larga duración que suele afectar sobre todo a los adolescentes y jóvenes en edad de pubertad. Las principales factores causantes del acné son de tipo hormonal. Es por ello, que el problema desaparece con el tiempo y con los años.

La formación del grano tiene la misma similitud que la espinilla. Aparece una acumulación de grasa excesiva que acaba taponando los poros y permitiendo la proliferación bacteriana, con la consiguiente irritación, infección e hinchazón.

¿Qué puedo hacer para eliminar las espinillas y el acné?

La primera recomendación, y una de las más importantes que la mayoría de personas no tienen en cuenta, es no reventar ni hacer estallar las espinillas.

Puede parecer que el grano desaparece y que hemos solucionado el problema, pero en realidad no estamos arreglando. En la zona afectada, te aparecerá una fea cicatriz, que aunque pequeña, puede quedar para siempre.

El pus puede extenderse a lo largo de la piel infectando otras zonas próximas y favoreciendo la formación de nuevas espinillas.

Yo siempre recomiendo utilizar limpiadores específicos con ácido salicílico o también con peróxido de vencerlo. Estos son los mejores ingredientes que puedes encontrar para combatir tanto las espinillas como el acné.

De esta manera, no solamente conseguirás reducir la hinchazón, calmar la zona irritada, sino también acabar con las bacterias previniendo de esta manera la formación de futuros granos.