Las capas de la piel

Las capas de la piel

La piel, es el mayor órgano del cuerpo humano y es la principal barrera protectora que nos protege de los factores externos. Pesa aproximadamente unos cinco kilos y tiene un grosor, que oscila entre los 0,5 mm en la zona más fina y los 4 mm en la zona más gruesa.

Su principal función es ser resistente y elástica, aunque estas dos características pueden suponer mucho más trabajo del que parece. Para ello, nuestra piel está dispuesta en diferentes capas que vamos a ver a continuación.

Las capas de la piel

1-Epidermis:

La capa superior de la piel, la que está en contacto con los agentes externos es la epidermis. En algunas partes del cuerpo puede llegar a ser muy delgada, como por ejemplo los párpados, y en otras muy gruesa, como por ejemplo en los talones del pie.

Las principales funciones de la epidermis son las siguientes:

  • Crear nuevas células epiteliales. Generalmente se van creando en la parte inferior de la epidermis, y a medida que se desprende las células viejas de la parte superior, comienzan a subir. Este proceso puede tardar aproximadamente un mes.
  • Dar coloración a la piel. En la epidermis es donde se produce la melanina, que es la causante del color de tu piel.
  • Protección corporal: la epidermis también tiene un tipo de células especiales que forman parte del sistema inmunitario y que ayudan a proteger el organismo de las posibles infecciones externas.

2 – Dermis:

La siguiente capa bajo la epidermis es la dermis. Entre sus principales funciones encontramos las siguientes:

  • Permitir el sudor. Dentro de esta capa aparecen en las glándulas sudoríparas, que permiten expulsar el sudor a través de los poros. No solamente se trata de un sistema de eliminación de toxinas, sino que también tiene la propiedad de mantenernos frescos cuando hace calor.
  • La sensación del tacto: en la capa de la dermis es donde aparecen las terminaciones nerviosas. Gracias a esta función podemos sentir el tacto de las diferentes cosas. Las señales son enviadas al cerebro para poder ser interpretadas.
  • Crecimiento del pelo: es también a quien la capa de la dermis donde comienza la raíz de cada cabello. Estas raíces se adhieren a unos pequeños músculos capaces de realizar los pelos cuando se tiene miedo poco frío. Se trata de la famosa piel de gallina
  • Formación de sebo: las glándulas sebáceas de la dermis también permiten regular la cantidad de grasa natural que se forma, para proteger y proporcionar suavidad y resistencia a la piel. El exceso de producción de sebo puede dar lugar a la condición de piel grasa, cuya acumulación en los poros favorecer la aparición de granos, espinillas y acné.
  • Vasos sanguíneos: las células epiteliales necesitan nutrirse constantemente y lo hacen gracias a los pequeños vasos sanguíneos que pueden llegar hasta aquí.

3-  Grasa subcutánea:

Por último, la capa más interna de nuestra piel es la capa que se denomina grasa subcutánea. Sus principales funciones son las siguientes:

  • Fijar la dermis en el músculo y los huesos de la zona. Se trata de un tejido que conecta la termines a los músculos y a los huesos.
  • Fijación de vasos sanguíneos y terminaciones nerviosas. Permite que los propios vasos sanguíneos y las ramificaciones nerviosas pueden distribuirse y aumentar hacia el resto del cuerpo.
  • Control de temperatura. La grasa subcutánea es la capa que permite regular el control de temperatura, permitiendo la entrada de más flujo sanguíneo o reduciendo la segunda sea necesario.
  • Almacén energético: la grasa subcutánea de la piel permite sostener y proteger los músculos y los huesos de las posibles caídas o golpes, pero también supone un almacén energético indispensable para épocas de hambruna.