Mascarillas para piel grasa

Es como buscar pareja. Te tocará besar muchos sapos hasta encontrar tu príncipe azul. Pues bien, para el caso de las mascarillas, tendrás que probar varias marcas o hacer tu propia mascarilla casera antes de encontrar la que ofrezca mejores resultados.

Si tienes la piel grasa, seguramente ya sabes lo difícil que es encontrar una buena mascarilla facial que sea hidratante, natural y que no irrite la piel.

En esta página te explicaremos unos pocos consejos para que tu elección sea mucho más fácil y encuentres el producto que mejor combina con el cutis graso.

Cómo elegir mejor mascarilla para piel grasa:

El exceso de grasa o sebo natural de nuestra piel, junto con la suciedad y la contaminación ambiental puede provocar la obstrucción de los poros facilitando la formación de acné y espinillas.

Para el cuidado de los poros, necesitamos un producto que sea capaz de limpiar y reducir la grasa de una manera eficaz, sin irritar la piel, y con ingredientes lo más naturales posibles.

Que sean “oil free”, sin aceite. Algunas máscaras utilizan aceite de coco, aceite de Camelia, aceite de girasol y otros aceites minerales que pueden llegar a obstruir los poros. Debemos fijarnos bien en la etiqueta, que no contenga alcohol. Algunas marcas utilizan el alcohol por su alto efecto desengrasante, que como efecto secundario puede agravar  aún más la producción de grasa empeorar el acné.

Entre los ingredientes que debemos buscar, se encuentran los siguientes:

Arcillas: son muy absorbentes, capaces de extraer todas las impurezas tanto de la piel como de los poros. Específicamente, se recomiendan las variedades de arcilla de caolín y la bentonita. Como sustituto de las arcillas, también podemos encontrar sindicatos de aluminio y magnesio.

Ácido glicólico: otro ingrediente habitual en las mascarillas para la piel grasosa que se caracteriza por reducir el exceso de aceite evitando la obstrucción de los poros.

Azufre: es uno de los componentes más efectivos para absorber el exceso de grasa. Sus propiedades anti bacterianas previenen las infecciones.

Zinc: el zinc es otro de los minerales que encontraremos de manera habitual en las mascarillas, y que permite lucir la piel mucho más mate sin apariencia grasosa.

Ácido salicílico: por último, algunas mascarillas son específicas para tratar el acné y para las pieles que habitualmente son propensas a la inflamación. El ácido salicílico tiene propiedades antiinflamatorias y efecto calmante de la irritación.

¡Cuidado con las mascarillas caseras!

Los productos de belleza utilizando ingredientes naturales que todos tenemos en la nevera, resultan fáciles de conseguir, baratos, pero no siempre consiguen un objetivo buscado.

Las condiciones higiénico-sanitarias necesarias para preparar un producto son muy diferentes de las que existen en un laboratorio farmacéutico a las que existen en nuestra cocina. El riesgo de contaminación de una mascarilla casera es muchísimo más superior.

Algunos de los ingredientes naturales que se utilizan no son nada recomendables para la piel grasa. Como por ejemplo:

Muchas de estas mascarillas caseras utilizan zumo de limón, cuyo PH es muy elevado y puede alterar la capa protectora de la epidermis, dejando expuesta la piel a los peligros del sol.

Otro producto evitar es el bicarbonato, cuyo pH es excesivamente alcalino pudiendo fomentar la aparición de un determinado tipo de bacterias, y aumentando la irritación de la piel.

Productos azucarados: ya se utilice azúcar o miel, se está fomentando la rápida aparición de bacterias.

Aceites: las personas con piel grasa, lo último que necesitan es una mascarilla que contenga entre sus ingredientes aceite.

Además de mascarillas también tenemos:

Protector solar piel grasa

Protector solar piel grasa

 

Sérum piel grasa

Sérum piel grasa

 

Agua micelar piel grasa

Agua micelar piel grasa

 

Crema antiarrugas piel grasa

Crema antiarrugas piel grasa

 

BB cream piel grasa

BB cream piel grasa

 

Crema hidratante piel grasa

Crema hidratante piel grasa